jueves, 24 de noviembre de 2016

Pezón

Tu pezón...
que tanto deseo...
sabroso...
erecto...
duro...
pide mis labios...
y se los doy generosamente...
el deseo de ti inunda mi boca de saliva...
y así, al separarme de él...
unos hilos me atan casi invisiblemente a ti...
apenas puedo separarme...
el sabor en mi paladar...
y el deseo, ardiente, en crecida...
para ser desbordados, ambos, por la pasión...

No hay comentarios:

Publicar un comentario